La vida es como viajar en un velero

"Manejando el timón y orientando las velas..."

Nos gusta imaginar la vida como viajar (metafóricamente) en un velero, donde nosotros somos los navegantes, los protagonistas, los que llevamos el timón y orientamos las velas, pero... no podemos controlar el viento, el clima, en definitiva lo que sucede. Tan sólo podremos fijar una ruta (sueños, deseos, proyectos, ...), mover las velas para orientar el velero hacia donde deseamos, yendo a favor o en contra de como sopla el viento, siendo conscientes de que la fuerza y dirección de éste es la que es, impredecible, incontrolable y que eso nunca lo vamos a poder cambiar: tan sólo intentaremos adaptar el sentido de nuestras velas. Navegaremos de día y de noche, aceptaremos que en ocasiones el mar estará en calma, en otras ligeramente picado y que alguna vez habrá tormentas tan fuertes que podrían hacernos naufragar, no obstante si nos fijamos bien, vislumbraremos en la lejanía un faro que con su luz nos hará sentir acompañados y orientados. Cuando estemos cansados de tanto navegar podremos atracar en algún puerto, donde se nos permita recuperar fuerzas para proseguir con el viaje y llenar el velero de provisiones, así como realizarle una buena puesta a punto, reforzando especialmente las velas ahora que podremos; es muy difícil hacerlo en plena tormenta. En el inmenso y maravilloso mar disfrutaremos de amaneceres y puestas de sol cada día, siempre diferentes... Nos cruzaremos con otros veleros, compartiremos recorrido con alguno de ellos durante un tiempo, tendremos que salvaguardarnos de los piratas y hasta algún tripulante más subirá a nuestro barco... y se bajará.

La vida no es lo que nosotros queremos que sea: LA VIDA ES... Y ES LO QUE NOS ES DADO CADA DÍA... cuando el viento (la vida) sopla fuerte, lo único que puedes hacer es orientar tus velas.

Nosotros, mediante la Terapia Gestalt te acompañamos en el trabajo de reconstruir y reforzar tus "velas", así como en el descubrimiento de aquellas que tienes y que aún no has utilizado.


Comentarios