Cuando el pasado se hace presente

"Fortaleciendo las raíces del pasado..."

En los inicios de la Terapia Gestalt se insistía mucho en la cuestión: ¿Hasta cuándo vas a sufrir por tu pasado?. Si estás mucho en el pasado, no puedes hacerle espacio al presente y al futuro. Naturalmente el pasado es una gran fuente de aprendizaje, hay que tomar nota de lo sucedido sin revivirlo en exceso. El pasado fue lo que fue. Nos condicionó durante un tiempo y llega un momento en el que es necesario que no lo haga más o como mínimo que nos "demos cuenta" de cuándo aparece en el presente, para no utilizar "soluciones antiguas" en nuevas experiencias actuales.

Nosotros como Terapeutas Gestalt, nos caracterizamos por nuestro interés en el “aquí y ahora”, es decir: qué pasa en el momento PRESENTE, cómo te sientes, qué piensas, cuáles son tus sensaciones corporales... Nuestro trabajo se dirige a ayudar a la persona a tomar conciencia de todos los aspectos de su experiencia. No obstante, no descartamos explorar juntos situaciones del PASADO que todavía se pueden revivir como dolorosas, o situaciones actuales llenas de dificultades en las que se vuelven a utilizar reiteradamente patrones de conducta "PASADOS" a modo de ajustes conservadores, para poder desarrollar junto a la persona una nueva manera de relacionarse con el mundo a partir de fortalecedores ajustes creativos, acompañándole así a tomar de nuevo las riendas de su vida.

Si fortalecemos las raíces del pasado, podemos encontrar nuevos nutrientes para nuestras ramas y hojas del presente.



Comentarios