Sabaduria popular Nº1

"Sábado, sabadete, cena y... refranete."

Iniciamos el ciclo de posts temáticos para los sábados (https://www.gestalteando.com/2019/12/sabaduria-popular.html) donde os invitamos a que descubráis junto con nosotros cuanta sabiduría popular puede servirnos HOY como guía para alimentarnos saludablemente y recuperar nuestra capacidad de alimentarnos consciente e intuitivamente.
El dicho popular que todos conocemos “Desayuna como un Rey, almuerza como un Príncipe y cena como un Mendigo” confirma los estudios que señalan que invertir el orden alimenticio, haciendo desayunos más variados y generosos, y cenas ligeras y más moderadas, es entrar en armonía con nuestro reloj interno, pues es por la mañana cuando todos los órganos están pletóricos y necesitados de un buen desayuno. En cambio, a partir de las siete de la tarde que todo nuestro organismo, (aunque no nos demos cuenta), se empieza a preparar para el reposo, enlenteciéndose su metabolismo.
El hecho de desayunar como un rey disminuye los antojos, sobretodo de carbohidratos dulces, nos hace sentir menos hambrientos y hace que controlemos mejor el apetito durante el día, calma y reduce la ansiedad y las tentaciones.
No solemos relacionar lo que cenamos, con cómo nos sentimos al iniciar el día, y la verdad es que cenar de forma sana, pronto y con moderación aporta ligereza física y mayor alegría interior al levantarnos para afrontar el día. Las cenas además si se hacen temprano garantizan una mejor digestión y asimilación de los alimentos, evitando sobrecargar al hígado, padecer hinchazones y trastornos del sueño.
Entonces parece buena idea comer con mesura, especialmente durante la noche y de sentido común pensar que en la noche ya no necesitamos tener una ingesta de calorías elevada porque nuestros ritmos biológicos y nuestro sistema nervioso, hormonal y digestivo se preparan para descansar.
Continuar la tradición de este refrán que nos dejaron nuestros ancestros, parece que nos ayuda a la hora de tomar decisiones saludables cultivando así nuestro bienestar.


Comentarios