Abraza como si no hubiera un mañana

"El mundo se siente a través del cuerpo"

Pasaba rápidamente mi segundo año de formación como Terapeuta Gestalt, dispuesto a empezar el noveno taller del curso me di cuenta de que sólo quedaban 4 más y con ello el ecuador de los 3 años totales se había rebasado. Fui consciente entonces del paso “del tiempo”, de los fin de semanas gestálticos cumplidos, de los meses que se juntaban, de los años que se esfumaban… de la vida que volaba… y con un pellizco en el estómago sentía el profundo deseo de VIVIR más intensamente, de disfrutar aún más cada momento, de amar y ABRAZAR a mis seres queridos como si no hubiera un mañana. Decidí sostener esa sensación…
Para co-crear junto con mi estado emocional nada mejor que la segunda parte del taller de "CONCIENCIA CORPORAL" que ya habíamos hecho en primero. Al frente del “movido” finde Sixto Abril Edo (Terapeuta Gestalt y Terapeuta corporal además de Actor, Bailarín, Acróbata, Director de Escena, Coreógrafo, Profesional de las Artes Escénicas y Master de Patrones de Movimiento).
El taller transcurrió suavemente, tuve la sensación de dar un paseo tranquilo por la montaña donde sin movimientos bruscos o fatigados fui capaz de reconocer mi cuerpo y el de los demás compañeros, mi espacio y el de los otros.
Realizamos dinámicas revitalizantes, a la vez que sensuales y liberadoras. Fue intenso, con experiencias que grabé en el cuerpo y el descubrimiento de que era incapaz de “mentalizar” y ponerle palabras, por eso no escribí nada. Conecté con la sensación de “un viaje interior”, con una plena exploración corporal propia y muy hacia adentro, donde todo tomaba su espacio. Sentía mis límites que se estaban formando y definiendo.
Sixto nos habló del reconocimiento de nuestro CUERPO, como un maravilloso vehículo que transporta la conciencia y que nos acompaña a lo largo de nuestra VIDA, permitiéndonos entrar en CONTACTO con ella a través de los SENTIDOS para poder disfrutar de ese viaje. Nos recordó que el mundo se siente a través del CUERPO.
En mi libreta tan sólo aparecía apuntada una frase de Sixto que me impactó y necesité anotar:
“Sin cuerpo no hay sentidos, sin sentidos no hay contacto, sin contacto no hay… VIDA.”
Recuerdo mis ganas de abrazar, de mirar, de oler, de sentir, de contactar, de vivir. Finalizó así el taller, con todas esas vivencias resonando en mi cuerpo y que saldrían a la luz días posteriores, quise seguir "sosteniendo" para saber “qué me querían decir” tal y como me enseñó Sixto en primero.
En mi vida del día a día había una queridísima y entrañable amiga íntima a la que habíamos ido a visitar a Madrid por estar en cuidados paliativos, gracias a la amabilidad de su familia pudimos pasar con ella un agradable día, charlar, besarla, abrazarla, cuidarla, SENTIRLA y …despedirnos.
Pocos días después, con el ordenador abierto y las memorias del taller enfrente de mi, nos avisaron que acababa de fallecer, y fue entonces cuando el pellizco de mi estómago “sostenido” tomó sentido… esta vez fue un triste GESTALTZASCA, no por ello dejó de ser revelador y profundo, ordenando todo lo que había sentido justo antes, durante y después de mi taller con Sixto: supe lo que mi CUERPO ya sabía.
Gracias Sixto… desde tu taller y con esta emotiva experiencia, le hago mucho más caso a mi cuerpo, a mis sensaciones y especialmente no dejo pasar ni un solo momento en el que pueda ABRAZAR a las personas que quiero.
(P.D. Aunque el tiempo pase, te sentimos en nuestro corazón A.M.A.R.)


Comentarios