Mi temido deseo

"Estamos IN LOVE de la Gestalt"

Cada día estoy más entusiasmado con la Terapia Gestalt, hoy recordé el taller de hace 2 semanas en el Instituto de Terapia Gestalt de Gandia que facilitó Maite Descalzo del Instituto de Terapia Gestalt de Valencia al que en principio YO asistía como “coordinador” junto con Gonzalo Acosta. Y digo en principio, porque lo maravilloso de la Gestalt es que cuando un grupo de personas con interés en desarrollar su potencial humano y comprometidas con su autodescubrimiento se juntan para trabajar, contactar, nutrirse, crecer… la energía que inunda el “campo” es tal que nadie se “libra” de ser "afectado", ni los coordinadores (como yo ese día) aunque no participen directamente en las dinámicas y sirvan “sólo” de apoyo.
Empezamos el taller sobre los MIEDOS, con la pregunta ¿QUÉ TEMES? a la que tras las respuestas de l@s participantes, Maite con una dulce pero intensa mirada “nos invitó” a Gonzalo y a mi a decir la nuestra también (FOTO 1).
Yo lo tenía claro, me lo he trabajado mucho durante la formación y terapia personal: “A LOS CONFLICTOS.”
Maite dejó “en el aire” sutilmente una afirmación/pregunta: “¿Sabes que detrás del miedo a los conflictos hay un deseo de enfadarse, de sacar la rabia contenida?”. Y un cosquilleo empezaba a aparecer en mi estómago.
El taller prosiguió fluidamente, mi labor como coordinador también y no fue hasta la última dinámica en la que una de las asistentes tuvo que marcharse más temprano, y en consecuencia yo apoyé a su grupo para el ejercicio propuesto. Se trataba de que un@ de los integrantes permanecía sentad@, otr@s 2 asumían el papel de sus miedos (EL CONFLICTO Katt Om y LA RABIA Boel Scott en mi caso), y la persona que quedaba representaría a su APOYO Silvia Quirós para mi. Tod@s tenían que hablar a la vez a la persona sentada, intentando que les hiciera caso mientras el apoyo intentaría que no les escuchara (FOTO 2).
Mientras mis miedos me hablaban y decían: “¡Vas a tener conflictos! ¡Te vas a enfadar! ¡Vas a sacar toda esa rabia! ¡No lo vas a poder evitar!..." pero de una forma bastante suave, mi APOYO me hablaba dulcemente a la oreja diciéndome que no les hiciera caso (FOTO 3).
Hasta que en un momento dado, mi APOYO se “trastoca” y siente la necesidad de "apoyarme" diciéndole a los miedos:
“¡PERO METEDLE CAÑA!”… (FOTO 4).
Lo que en un principio parecía algo sin sentido, resulta que me produjo primero un sobresalto seguido de un “darme cuenta” corporal que decía: “¡JUSTO ES LO QUE NECESITO! ¡ENFADARME Y SACAR LA RABIA! ¡Y PARA ELLO ME SIRVEN LOS CONFLICTOS!”.
Acabamos la dinámica partiéndonos tod@s de risa, porque nos habíamos dado cuenta de lo que había pasado sin necesidad ni de hablarlo… sólo reíamos (FOTO 5).
Y ya sentados en las devoluciones para el cierre del taller otro de los participantes, el increíble y gran ejemplo de resiliencia Beni Zaballos que también se ha formado como Terapeuta Gestalt, dijo lo agradecido y sorprendido que queda siempre cuando se junta con otras personas en un grupo gestáltico, porque suceden cosas maravillosas de las que se lleva un montón de aprendizaje (FOTO 6).
Me tocó cerrar a mi… miré a Maite… y detrás de su cabeza había un cartelito de los que había escrito ella al empezar el taller, que ponía:
“DETRÁS DE UN TEMOR SE ESCONDE UN DESEO” (FOTO 7)
No me había fijado hasta ese momento y entonces… ¡ZASCA! ¡GESTALTZASCA! Todo el taller se hiló a la perfección para mi… no pude más que dar las GRACIAS, a Maite, a mis miedos Katt Om y Boel Scott, a mi apoyo Silvia Quirós, a Beni, a Gonzalo, a mi A-compañera de vida Ana Canet a Belen Company, a Ana Climent (que también estabas AHÍ superando tus miedos)… y a tod@s l@s VALIENTES que decidieron pasar una mañana de sábado afrontando sus MIEDOS, mirándolos a la cara en lugar de “distraerse” ocupando el tiempo en cualquier otra cosa.

-“¡Y YO SÓLO VINE PARA COORDINAR UN TALLER GESTÁLTICO!”-



Comentarios