Sabaduría popular Nº4

"Sábado, sabadete, cena y... refranete."

Continuamos con el ciclo de posts temáticos para los sábados (https://www.gestalteando.com/2019/12/sabaduria-popular.html) donde os invitamos a que descubráis junto con nosotros cuanta sabiduría popular puede servirnos HOY como guía para alimentarnos saludablemente y recuperar nuestra capacidad de alimentarnos consciente e intuitivamente.
Los refranes tienen fama de representar un pensamiento conservador, pero también nos pueden recordar unas cuantas cosas de las que nos olvidamos...
Este refrán trata el conocimiento tradicional sobre el consumo de alimentos con sabor amargo. Muchas hierbas, especies, frutas, hortalizas y verduras tienen un sabor amargo porque contienen compuestos conocidos como fitoquímicos (fito griego = "planta"). Los fitoquímicos de sabor amargo incluyen fenoles, terpenoides, alcaloides, flavonoides, glucosinolatos e isotiocianatos. Algunos componentes de los alimentos presentan actividad biológica y pueden producir un efecto beneficioso sobre la salud.
Estos compuestos presentan propiedades beneficiosas sobre la función hepática y biliar. Como resultado se produce una mejor y más rápida digestión, permite un mejor aprovechamiento de los alimentos ingeridos, aumentando al mismo tiempo el proceso de absorción de nutrientes. Las sustancias amargas sobre todo, estimulan el hígado, ayudando especialmente a la digestión de las grasas. También han mostrado actividad antiinflamatoria, antimicrobiana, antitumoral y antiviral.
Las sustancias amargas naturales más importantes se encuentran en las siguientes plantas: Achicoria, Ajedrea, Ajenjo, Albahaca, Alcachofa, Anís, Berro, Café, Cardamomo, Cardo Mariano, Cilantro, Cúrcuma, Diente de León, Endibia, Eneldo, Escarola, Hinojo, Jenjibre, Lúpulo, Milenrama, Pomelo, Romero, Rúcula, Tomillo.
Distintas plantas como el Olivo, el Harpagófito, la Valeriana, la Genciana y el Fresno contienen estos principios activos. Todas estas plantas se han empleado con frecuencia en la medicina popular de distintas culturas. Sus hojas, tubérculos, raíces y semillas, así como los extractos correspondientes, siguen considerándose una fuente farmacológica muy atractiva.

Mantener el conocimiento tradicional que nos transmite este refrán (sobre el consumo de alimentos amargos/fitoquímicos) parece que nos ayuda a tomar decisiones saludables cultivando así nuestro bienestar, a prevenir enfermedades y lograr una mejor salud.


Comentarios