Ver, oir y "casi" callar

"Aprendiendo a ser como un búho"

Escuchando el "eco" que ha producido en nosotros y en el "Aquí y Ahora" el recuerdo del último #gestaltzascas del "Allá y Entonces" que publicamos ayer, donde destacamos que en la comunicación, especialmente la terapéutica, sobretodo hay que OBSERVAR, ESCUCHAR y PREGUNTAR, nos sugirió la imagen y la rima de este nuevo post.
La imagen es de un búho, especialista en observar con sus enormes ojos en la oscuridad de la noche, con unas grandes orejas y sentido del oído, y con un pequeño pico, pero afilado y potente. Con esas características los búhos tienen la capacidad de entender mejor su ENTORNO, adquiriendo una concepción tridimensional de todo lo que les rodea a nivel sensorial, hecho que les ayuda a poder ponerlo todo en perspectiva.
Es la metáfora de lo que podría ser un@ experimentad@ Terapeuta gestáltic@, especialista en OBSERVAR todos los detalles que se suceden en el Aquí y Ahora de la terapia por muy “oscura” que sea la situación (lenguaje verbal y no verbal), con una gran capacidad de ESCUCHA y tan sólo interviniendo con cortas PREGUNTAS aclaratorias, para entender mejor lo que el paciente le quiere decir o con afilados y potentes comentarios estrictamente puntuales.
En la Terapia Gestalt consideramos que la persona consultante (paciente) sabe mucho (sea consciente de ello o no) de sí misma, decimos que “no hay nadie más experto en su vida que uno mismo”, por lo que el Terapeuta utilizará la OREJA mucho (escuchará) pero utilizará poco el PICO (hablará). El Terapeuta además sabe o posee, unos conocimientos acerca de sí mismo y de la naturaleza humana que le permiten OBSERVAR muy detalladamente, la manera satisfactoria o no en que las personas manejan su energía para formar figuras claras que posibiliten la satisfacción de sus necesidades o, por el contrario, de la manera en que cada persona bloquea esa energía interrumpiendo de ese modo el fluir natural de esta en el camino hacia la satisfacción de sus necesidades.

De modo que, cuando el Terapeuta Gestalt se encuentra con la persona que le consulta en una relación terapéutica, no olvida que cualquiera manifiesta algo de sí mismo en cualquier acción, gesto, palabra, etc., presta más atención al CÓMO lo dice que a lo QUÉ dice, ya que el ser humano se plasma en cualquiera de estos actos que se producen en el AQUÍ y el AHORA de la terapia, y para él esa es la única referencia OBSERVABLE, ESCUCHABLE y PREGUNTABLE de la que dispone para saber cómo se relaciona con el mundo su paciente, pudiendo acompañarlo así en la búsqueda de las herramientas y recursos propios que le permitan recuperar el autosoporte.


Comentarios