Si tienes hambre... COME Y PUNTO.

"La comida te ha ayudado a sobrevivir"

Si no puedes dejar de comer en exceso (sobre todo ahora), la comida está cumpliendo una función, es un signo que está manifestando un desajuste interno. Quizás el origen pueda ser el estrés, estar en el pasado, en algún bloqueo o experiencia dolorosa, en un desequilibrio a nivel orgánico que se entremezcla y a la vez puede que también sea un hábito reforzado durante mucho tiempo y por esto es importante comprender que en muchas ocasiones la necesidad de comer es algo que nos ayuda a evitar el contacto con estas sensaciones incómodas.

Quizás pueda hasta ser un poco de todo y si ni siquiera seas consciente o no has sabido cómo solucionarlo hasta ahora y es normal que no puedas hacer frente a estos impulsos por comer, en especial si son muy intensos, a veces pueden ser debidos a una emoción muy incómoda o difícil, a sensaciones abrumadoras que todavía no sabes cómo atender o que nadie te ha ensañado a manejar.


Es importante que tengas en cuenta que el hambre es un recurso/ajuste que te ayuda a regularte a través de algo externo que es la comida y es quizás lo que has aprendido hasta ahora y aunque sea frustrante y doloroso porque sientes que la comida te domina, que no tienes fuerza de voluntad y eres débil (que no es así, aunque lo sientas así), es necesario que te des el permiso incondicional para comer y la validación de lo que estás haciendo si por el momento no puedes hacer otra cosa que comer para calmarte. 

Te animo a que amplies la mirada, una mirada hacia adentro, sin juicio y curiosa para que puedas ir preguntándote si ese pensamiento, emoción o sensación que intentas atragantar puede ayudarte, puede que te vaya bien saber qué te sucede y dejar de huir, aunque todavía necesites edulcorarlo literalmente quizá comiendo algo dulce y por el momento te puede ayudar a que no sea tan doloroso. Así que no lo juzgues como algo malo, porque la comida es un ajuste/recurso de supervivencia y mientras lo usas puedes ir desarrollando otros nuevos.

Comentarios