La abejita mensajera

"DÁNDOLE VIDA A LA VIDA"

Reconozco que estoy enfadado 😠 , no llevo "bien" esta nueva velocidad en la que me meto cada vez que salgo a la calle, ahora con la posibilidad de hacer paseos más largos. Tengo la fantasía de ver un río lleno de rápidos en descenso🌊🌊🌊🏊‍♀️ y "tener que" saltar en esas aguas a merced de la corriente, porque eso es lo que siento con la rapidez que el "mundo" vuelve a girar.

Y como decía, antes de que todo "esto" pasara, una compañera Terapeuta Gestalt Elche:

"¡Que paren el mundo que yo me bajo!"

Pues el mundo nos paró... yo me bajé... y no quiero volver a subir a esta velocidad 🤢 .

¿Cómo podemos hacerlo? ¿Cómo podemos volver al mundo con la lección aprendida? ¿Cómo podemos regresar y girar tod@s junt@s en una misma dirección y a la misma velocidad"? ¿Cómo podemos cuidar, cuidarnos y respetar nuestro entorno a la vez?... todas estas preguntas iba formulándole a la VIDA en mi "cabreo matutino".

No tardó en llegar una "mensajera" 🐝 de la VIDA... me quedé estupefacto ante esa imagen, ante esa labor hipnotizante que realizaba mientras tomaba el polen de la flor de un Aloe Vera que tenemos en la terraza, mientras lo iba almacenando en su "cestillo" de las patitas de atrás para llevarlo a la colmena... yo estaba "flipando" y las palabras de la respuesta resonaban en mi cabeza:

"Trabajando y viviendo para ti y para los demás, en comunidad, en comunión... junt@s en una labor que te de el sustento diario y que provea además el de tus semejantes. Una acción bonita, sana y limpia que te permita nutrirte de la VIDA, tomando tan sólo lo que necesitas y que a su vez, mientras la realizas estés fertilizando tu entorno, devolviéndole VIDA a la VIDA. Eso es lo único que te pido, eso es lo único que os pido para poder continuar con este ciclo sin fin: DAME VIDA PARA QUE TE PUEDA DAR VIDA".

Continué unos minutos en esta ensoñación, me imaginé siendo abeja 💭🐝, pudiendo flotar cada día por el cielo camino de mi "trabajo" donde me esperan preciosas y coloridas flores 🌺🌻🌼 , con un aroma embriagador, y mientras recolecto de su interior su dulce polen, contribuyo a multiplicar la vida 💞. De vuelta a casa, deposito el polen en la colmena y allí, mis compañeras comienzan a transformarlo en algo mucho más dulce, sabroso y nutritivo: la miel 🍯. Con lo que yo les doy, ellas hacen y para ello ha sido necesario la labor de todas y cada una de nosotras. Nada falta, nada sobra..

Sí, me empiezo a sentir abeja, creo que le estoy dando vida a la vida... ¿Y TÚ? ¿CÓMO LE DAS VIDA A LA VIDA?

“C’EST LA VIE!!”


Comentarios