Mi alfombra verde

"No necesito alfombras rojas"

No necesito alfombras rojas para darme la bienvenida a la "nueva normalidad", ni las grises de siempre que me parecen tan frías ahora, por las que nos habíamos acostumbrado a caminar, tan duras, tan rectas, tan ... sin vida.
Y hoy contemplo con nostalgia la alfombra verde que la VIDA me ha tejido en el paseito de 200 metros que durante 50 días he realizado con mi perro, ahí sigue creciendo, cubriendo el feo gris. Soy consciente de lo poquito que falta para que la arranquen, para que procedan a "limpiar" la calle porque se acerca el des-confinamiento total, porque se acerca el verano, porque la ciudad "debe" estar aseada, pulcra, impoluta y dar buena imagen para los que vienen de fuera, no vayan a decir lo descuidado que es el Ayuntamiento y que poco invierte en limpieza.
Pues a mi me gusta así, encuentro en esas formas y colores una mezcla salvaje y verdadera, siento la VIDA nacer desde el suelo, me he acostumbrado a "las conversaciones matutinas" que hemos tenido durante varias semanas, y hoy que se que en breve nos tendremos que despedir, siento tristeza, por todo lo que representan, porque me han acompañado en la cuarentena y porque sobretodo, deseo que su "sacrificio" no sea en vano.
Hoy no hace falta que me hables VIDA, hoy soy yo quien se dirige a ti para darte las GRACIAS...
“C’EST LA VIE!!”

Comentarios