Reflexiones de un saltamontes

"Cambiando el rumbo"

Y hoy casi como en un " TO BE CONTINUED" del mensaje de ayer, me cruzo en la calle en un "duelo al sol" como dice nuestro compañero Ivan Moyano, con otro bichito... ¡Un saltamontes 🦗!

Me paro, me mira, nos mira (iba con el perro)... se detiene el tiempo, es como si se hiciera el silencio, en mi cabeza suena el silbido de "El bueno, el feo y el malo"...

Lo primero que me viene a la mente es un ¡Ostras, ya están aquí, la segunda plaga bíblica, la invasión de las langostas🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗 , si ya lo pensaba yo que estábamos en el Apocalipsis... sonrío al observar donde me lleva la mente si le dejo rienda suelta. Vuelvo al aquí y al ahora...

Me fijo en sus colores ¡qué preciosidad!, me doy cuenta de que está siguiendo la linea que le marca el suelo, está encarado hacia un muro, puedo sentir la potencia de su energía concentrada en sus patas de atrás a punto de explotar y saltar hacia delante... Siento un pellizco en el estómago cuando me lo imagino estampado contra la pared y tengo ganas de cogerlo y cambiarlo de dirección... no lo hago, soy consciente de que un movimiento rápido va a provocar justamente eso, lo tiene que hacer por él mismo, si quiere. Los saltamontes sólo puede ir hacia delante, no hacia atrás o hacia los costados. Sigo en silencio, parado, mirándolo y busco lo que la VIDA me quiere decir en este momento:

"El ser humano tiene un potencial increíble y un pasado lleno de experiencias que le otorgan sabiduría en cuanto a la toma de nuevas decisiones. Si se empeña en seguir la linea marcada como hasta ahora, y utiliza toda esa fuerza para saltar en la misma dirección, se encontrará con un duro muro en la cara que lo llevará al suelo de golpe, malherido y sin demasiadas opciones para sobrevivir. En cambio si reflexiona y se da cuenta de que tan sólo tiene que cambiar de dirección, esa fuerza lo impulsará hacia un nuevo camino sin muros, en libertad y armonía con su entorno y semejantes.

Sigue adelante, utiliza toda tu fuerza y potencia de salto, avanza más allá de lo que te lo está impidiendo... pero no te olvides, cambia la dirección".

Puffff... exhalé... y el saltamontes dio un par de saltitos hacia la pared, chocó suavemente para utilizarla como medio de rebote para girar 180 grados sobre si mismo, 3, 2, 1... ¡PUM! Megasalto hacia el vacío donde se perdió de mi vista.

¡Menuda lección me ha dado el bichito... la VIDA!

“C’EST LA VIE!!”

Comentarios