Una grieta llena de VIDA

"Rompiendo certezas"

Paseito de mediodía, en mi cabeza sigo con el repaso y proceso de digestión de esta dura experiencia de 50 días de confinamiento total. Pienso en que aunque "queramos hacer un como si no hubiera pasado" y recuperar "la normalidad" a toda velocidad, sí que han pasado muchas cosas y entra dentro de "lo normal" en procesos traumáticos el querer olvidarlos a toda costa. Como mínimo a mi me han pasado, a mi me han tocado, a mi me han transformado...
Me planteo cuántas heridas abiertas hay en cada un@ de nosotr@s, cuántas cicatrices y grietas se han producido en nuestras convicciones, en nuestras certezas, en nuestras corazas, en nuestra vulnerabilidad, en nuestro ser.
Y mientras me lo voy planteando, la VIDA me da su peculiar punto de vista metafórico:
"En ocasiones, es necesario romper de forma drástica con las supuestas certezas que nos hemos creado en torno a lo que tiene que ser la VIDA, para dejar que se manifieste libremente por esa grieta la verdadera VIDA, que escapa de todo control y voluntad, simplemente ES".
Sorprendente la VIDA, surge del más recóndito de los rincones, de la más mínima fisura...
“C’EST LA VIE!!”

Comentarios