Aprender con la frustración

    "Si tú me enseñas, no aprendo yo"

Y después de 8 meses de “parón” y “pandemia”, hoy he decidido reemprender los #gestaltzascas, un proyecto que inicié justo hace un año con la intención de relatar lo que para mi significó realizar la formación como Terapeuta Gestalt en el Instituto De Terapia Gestalt de Valencia y que te invito a que leas para saber el para qué de esta idea.
Publiqué el último de ellos en marzo cuando empezábamos con el confinamiento, que dediqué al que fue mi coordinador y ahora amigo Javi Txu. Este #gestaltzascas fue el relato de mi último taller del segundo año de formación, en el que el que me lanzaba una pregunta para mi último año con la frase de:
🥁🎶 ¿Qué ritmo tienes para dar al mundo?
Quiero hoy empezar con el recuerdo del primer taller de tercero, un curso que se define como un año para encontrar tu propio estilo (ritmo) y hoy, aquí y ahora entiendo el parón.
Han sido 8 meses de mucho trabajo personal, terapias, talleres, incertidumbre, ajustes creativos… que me han ido completando como Terapeuta y Facilitador Gestalt, proceso que justo había comenzado en ese primer taller de tercero, que impartía de nuevo Manuel Ramos Gascón (Doctor en Psicología. Psicólogo clínico y Terapeuta Gestalt con más de 30 años de experiencia) y con el título de ESTILOS TERAPÉUTICOS. Pues parece ser que eso he estado haciendo hasta ahora, definiendo mi estilo.
Inicié el taller haciéndome una serie de preguntas:
¿Qué tipo de terapeuta quiero ser? ¿Voy a ser capaz? ¿Qué estilo adoptaré? ¿Voy a combinar la Gestalt con todo lo que ya sé? ¿Qué tipo/s de Terapia/s aplicaré? ¿Qué pondré en mis tarjetas? ¿Qué quiero aportar? ¿Qué necesidades quiero cubrir? ¿A quién me quiero dirigir? ¿Cómo lo voy a hacer? ¿Dónde? ¿De qué herramientas dispongo? ¿Cuánto tiempo le quiero dedicar? ¿Quiero hacer también formación?...
Manuel, con su genuino estilo, nos acompañó durante todo el fin de semana en la indagación sobre los diferentes estilos terapéuticos en los que nos podemos y solemos mover, según nuestra propia forma de ser. Lejos de contestar todas mis dudas, parece ser que se incrementaron y no fue hasta después de la última dinámica donde tras haber practicado con un compañero realizando terapia, que me llegó el #gestaltzascas como un suave e inesperado gancho de izquierdas 🥊 que te deja KO cuando está a punto de sonar la campanilla que indica el final del último round y combate.
Resultó que en el momento de explicar cada uno nuestra experiencia en la rueda final, yo me deleité con extensas explicaciones, detalles específicos, amplias conclusiones sobre lo que pretendía que mi paciente se diera cuenta de forma metafórica con la experiencia que le propuse, para que no le quedara ninguna duda sobre lo que había pasado en el proceso… y Manuel mirándome fijamente a los ojos, con voz suave pero contundente me dijo:
“Me pregunto qué es lo que hace que necesites explicarle a tu paciente con tanto detalle su experiencia. Recuerda que SI TÚ ME ENSEÑAS, NO APRENDO YO. Porque si te intento enseñar las cosas demasiado, te quito la capacidad de aprender con la FRUSTRACIÓN. Recuerda una vez más que cada uno es experto en su propia vida. Yo no sé lo que te conviene, tan sólo te voy a acompañar para que lo descubras”.
Me quedé sin palabras, gestaltzasqueado, procesando esa información de una forma no racional que más tarde en días posteriores pude empezar a recomponer.
Y es que entendí que asumir una responsabilidad excesiva en el proceso terapéutico (o en la vida del otro), puede provocar que el paciente se vea suplantado en la parte de responsabilidad y protagonismo que le corresponde a él y sólo a él en su propio proceso. Entendí también que eso mismo me lo podía aplicar a mí en mi proceso de formación que estaba llegando a su fin, soy yo el que me tenía que responder a mis preguntas para aprender.
Gracias Manuel… ahora sé además de que una vez contestadas las preguntas, aparecen nuevas y eso me impulsa a seguir buscando respuestas, para ir contestándolas en mi proceso de VIVIR. Mi estilo de vida es mi estilo terapéutico y siempre va a estar en crea-acción.


Comentarios