Integrando mis partes

  "Siempre puedes decidir"

Proseguía con mi tercer año de formación como Terapeuta Gestalt, a una semana de las Navidades y con un taller que me generaba muchas expectativas: “PROYECCIONES GRÁFICAS” que facilitaba pintando y poniéndole su característico color Sergio Huguet Gaspar (Terapeuta Gestalt, Psicólogo, especialista en Terapia Sistémica, Análisis Transaccional y Constelaciones Familiares, colaborador de la Revista Mente Sana...).

Como esperaba y deseaba, desde un primer momento empezamos a dibujar y lo hicimos durante todo el taller. Sergio nos mostró el mundo tan rico de información que nos expresa cada dibujo, ya que en cada gesto, en cada trazo está toda la historia de quien lo realiza, porque queda reflejada la impronta de su personalidad. Desde la Terapia Gestalt se mantiene que todo acto, expresión o respuesta de un individuo de algún modo nos habla de ella o él, de su realidad interna que se transparenta, de su autopercepción consciente e inconsciente.

Sergio nos enseñó también que un Terapeuta Gestalt se centra en el proceso proyectivo en sí, porque es una experiencia de encuentro con el paciente, a través de crear un espacio de exploración mediante el dibujo, donde estaremos atentos a: “¿Cómo nos sentimos nosotras y nosotros con el dibujo y durante el proceso de elaboración?”.

Pues pude explorarme a través de mis dibujos, descubrí en ellos y con ellos cosas tan importantes como la necesidad de ser visto, el cómo en esta nueva etapa de vida iba creando mis límites recuperando partes alienadas de mi personalidad y que rechazaba, para poder así ir saliendo así de mi retroflexión. Fui consciente cómo hasta dibujando pude sentir las dos fuerzas que hay en mí que chocan constantemente, una rápida e impulsiva que me empuja hacia adelante con motivación y para encontrar respuestas, y la otra más lenta que me frena, acoge y aporta seguridad cuando me agoto. En donde aparentemente veía un desequilibrio, descubrí un equilibrio, una “tensión” que me hace justo estar VIVO.

Y fue hacia el final del taller cuando a través de una situación grupal “tensa” pude darme cuenta y llevarme un gran aprendizaje vivencial con la forma de gestionarlo que tuvo Sergio, dado que fue impelido a entrar en un conflicto (esos de los que yo tanto solía huir) pero que resolvió de forma elegante, con una fantástica demostración de autoconocimiento, respondiendo:

“Me doy cuenta de que ahora mismo entraría al trapo y me enzarzaría en una discusión acalorada, de hecho, hay una parte de mi que me lo pide. Pero en esta ocasión decido escuchar a la otra y no hacerlo… ¿Está bien para ti así? ¿Necesitas alguna cosa más de mí?”.

El largo silencio que se creó después, junto con la excitación y energía que me provocó presenciar escenificado ese momento, produjo un tremendo movimiento en mi que me gestaltzasqueó poniendo mucha información en su lugar, fue como si con esa acción y palabras Sergio me hubiera hablado y mostrado una nueva posibilidad para aceptarme:

“No se trata de rechazar ninguna de tus partes, sino conocerlas, integrarlas y que pasen así a estar disponibles para ti por si las necesitas. En última instancia, cuando eres consciente siempre tienes el poder de decisión de utilizarlas o no, y habrá momentos en que lo harás y otros en que no lo harás… siempre será perfecto si está bien para ti”.

Gracias Sergio… desde entonces, ante los conflictos me permito decidir con consciencia qué parte de mí quiero utilizar, porque no siempre puedo o me atrevo a hacerlo.


Comentarios