Ser imprudente

  "La vida es movimiento"

Casi sin darme cuenta me moví hasta otro taller de mi tercer año de formación como Terapeuta Gestalt, esta vez se me planteaba un nuevo taller corporal: “PATRONES DE MOVIMIENTO” que facilitaba Sixto Abril Edo (Terapeuta Gestalt y Terapeuta corporal además de Actor, Bailarín, Acróbata, Director de Escena, Coreógrafo, Profesional de las Artes Escénicas y Master de Patrones de Movimiento).

Fue un privilegio poder introducirme de manos de Sixto en una temática tan apasionante e importante como los “Patrones de movimiento”, entre los que descubrí en alguna dinámica realizada (casi como continuación del “darme cuenta” del taller anterior) como ante una situación de confrontación, mi posición corporal apunta hacia la HUÍDA.
La sencillez y sutileza con las que Sixto nos acompañaba a acercarnos a nuestro cuerpo, me sigue a día de hoy fascinando. Recuerdo el scanner corporal que hicimos y como podía notar toda una serie de tensiones, ansiedad,… reflejadas en mi cuerpo (cuello, mandíbulas, frente, espalda…) y con lo que “cargaba” sin hacerle casi ni caso. Esta vez, al pararme en esos puntos, dejé que mi tensión hablara: “Muchas palabras no dichas y emociones no expresadas mantenidas dentro a base de apretar…”. Ahí estaba de nuevo mi Retroflexión.
Pero especialmente, recuerdo el impacto que me produjo una última dinámica basada en la visualización en movimiento de un viaje hasta el momento de nuestro nacimiento, pasando por todo el proceso de la gestación. La sensación más clara que tuve fue la de sentir que no me tenía que mover demasiado dentro de la barriga de mi madre porque le podía hacer daño, y que por ese motivo me quedaba con los puñitos apretados y encogido sin apenas moverme y con una sensación de: “¡Cuidado! ¡Que puedes dañar a mamá!”. Un darme cuenta recorrió todo mi cuerpo cuando lo explicaba en la rueda final, donde conecté con esa sensación paralizante que me mantenía inmóvil aún en la actualidad y me conecta también con la dificultad que he tenido durante toda mi vida a la hora de tomar decisiones y moverme hacia algo nuevo.
Con el cuidado característico de Sixto, procedió a realizarme una delicada devolución:
“Fíjate cuanta historia hay detrás de un cuerpo y en el cuerpo, que nos puede llevar hasta incluso cosas ocurridas durante el embarazo. No te extrañe entonces que te cueste decidir y moverte, seguramente sueles ser muy prudente… y te quedarás paralizado aguantando situaciones incómodas. Es normal, si te movías hacías daño a mamá y con todo lo que estabas escuchando ahí dentro, es lógico que tuvieras miedo a salir ahí fuera, ese lugar desconocido lleno de incertidumbre".
Y finalizó con:
“Recuerda que para aventurarte en la incertidumbre puedes empezar por arriesgarte y ser un poco «imprudente», ya que eso te llevará a ir movilizándote… y la vida es movimiento”.
El #gestaltzascas recorrió todo mi cuerpo como una vibración resonante que ponía muchas memorias corporales en su lugar, a día de hoy me emociono al recordarlo.
Gracias Sixto… aprovecho este post para decirte que hablé con mi madre y curiosamente me explicó que con pocos meses de embarazo empezó a tener pérdidas y principios de aborto, teniendo que hacer reposo absoluto para no “perderme”.

Comentarios