Un encuentro con desencuentro

 "¿De qué me doy cuenta?"

Este “trabalenguas” fue co-creado en relación, el otro día en un encuentro terapéutico y que nos sirvió como un potente cierre de la hora de terapia. Nos sirvió para crear el anclaje y poder estar más presentes para el o la otra cuando nos relacionamos, incluso en los desencuentros, ya que quizás sean una oportunidad única e invitación a que revisemos de qué me doy cuenta que no tengo en cuenta de la otra persona ni de mí.

Y es que, en ocasiones, los rasgos de nuestra personalidad que creamos para defendernos de los primeros traumas experimentados en RELACIÓN, y que nos permitieron adaptarnos a un entorno difícil para “sobrevivir”, se vuelven a reactivar a lo largo de nuestra vida y relaciones, sin cuestionarnos si en cada nueva situación es necesaria o no la defensa aprendida, viviendo así de nuevo las situaciones inconclusas del pasado en cada conflicto presente, en la búsqueda incesante de “cerrar” lo que necesitamos resolver para estar en paz.
Los desencuentros pueden ser una invitación a esa revisión y actualización, de lo que no estoy teniendo en cuenta de mí que no es de este aquí y ahora, y de lo que no estoy teniendo en cuenta de la otra persona y que necesita tenga en cuenta también para actualizarse. Podríamos, entonces, observar con curiosidad la pregunta que hay detrás de un desencuentro:
¿De qué no me doy cuenta y tú necesitas que me dé cuenta cuando sientes que no te tengo en cuenta?


Comentarios