Cuando se rompe el macetero

 "¿Debería o quiero?"

Hace meses que observo durante mi paseo matutino esta maceta rota en la que hay un árbol plantado, y hoy me quedé observándola mientras en mi cabeza resonaba una pregunta:

- ¿Qué hace que las raíces sigan tomando la forma del macetero, pese a que ya lleva muchos meses roto?
E inevitablemente me llevó a toda una cadena de reflexiones y más preguntas sobre el comportamiento del ser humano y sobre lo que nos sucede en la actualidad individual y colectiva.
Cuando todas las creencias y/o sistema que te sostenían hasta el momento se "rompen"... ¿Qué te obliga a seguir encorsetad@ en tu viejo macetero? ¿Qué hace que no salgas de tu limitado espacio conocido y te atrevas a explorar la inmensidad de lo desconocido? ¿Puedes sentir el vértigo de experimentar la libertad y, en consecuencia, la responsabilidad sobre tu vida? ¿Necesitas que alguien repare el macetero, uno más grande o quizás ya no lo necesitas? ¿Prefieres depositar tu libertad y capacidad en las manos de otros o no sabes cómo hacerlo de otra manera? ¿Qué ha hecho que se rompa tu macetero? ¿Quieres... puedes.... y te atreves a seguir rompiéndolo? ¿Qué nuevos apoyos te puedes fabricar para seguir creciendo sin "caerte"?
No pretendo responder por ti a estas preguntas, simplemente te invito, si te apetece, a que te las intentes contestar y te dediques unos minutos de reflexión encendiendo un poquito de luz en la oscuridad.
Soy consciente de que es muy difícil aceptar nuestra propia libertad, y de que nos han "moldeado" desde las raíces, pero una vez nos damos cuenta de ello no nos queda otra opción que aceptar también la responsabilidad que conlleva cada una de nuestras decisiones y transformar los "debería" o "tengo que" en "QUIERO"... o no, y continuar entonces como las raíces del árbol, manteniendo la forma en un perfecto molde que ya no existe físicamente, sólo en nuestra mente.
Si te apetece seguir con la reflexión puedes buscar un famoso cuento sufí , "El camello atado", que escenifica todo esto que te acabo de contar.

Comentarios