Mirando la vida por un agujerito

 "¿Veo toda la realidad?"

Hoy, en mi paseo, miraba por este agujerito rodeado de piedra que se cruzó en mi camino. Me invitó a rayarme un ratito con él, ya que primero me di cuenta de que cuando miro la piedra, veo difuminado lo que hay dentro del agujero. Si miro dentro del agujero para enfocar, entonces empiezo a percibir una imagen parcial de "algo", ¿Dos palos?. Pero si continuo avanzando con mi mirada, y me meto dentro del agujero, uno de los palos se convierte en árbol y el otro en el apoyo de éste, asentados en una base verde preciosa; cerca suyo más arboles y plantas, y un cielo que empieza a vislumbrarse. Y si atravieso el agujero, la imagen se expande hasta donde me llega la vista, mucho más verde, azul del cielo, blanco de las nubes y una potente luz solar que ilumina el escenario, hasta ahora desconocido para mis ojos. Y mis reflexiones al respecto empiezan a aparecer:

¿De qué estaría hecha la piedra en tu vida? ¿Qué mensajes contendría? ¿Qué creencias también? Cuando enfocas y miras dentro, pero con el límite de agujero/piedra... ¿De qué opciones limitadas dispones o te dicen que hay? ¿Cuánto de sesgada es tu realidad diaria? Y si empiezas a indagar en esa supuesta realidad limitada, metiéndote más dentro... ¿Qué descubres? ¿Qué permanecía oculto a tus "ojos" hasta ahora? ¿Te das cuenta de que la realidad no era sólo el agujerito? Y si te atreves a traspasar el umbral del agujero... ¿Puedes soportar la luz del sol que no veías antes y que ilumina una nueva realidad antes desconocida? ¿Te das cuenta de que hay mundo más allá de lo que tú pensabas? ¿Qué o quién querría mantenerte en la otra parte del agujero, habiendo tantas maravillas detrás? ¿Prefieres la grandeza de la libertad o quieres volver a tu piedra para que te filtre y limite tu percepción?
Pues si quieres y te apetece, te invito a que te contestes y/o reflexiones libremente a estas preguntas, dedicándote unos minutos de silencio, para intentar poner un poco de luz en la oscuridad.
Y yo que pensaba que eso de "Ver el árbol y no el bosque" era un mensaje que nos invitaba a alejarnos, para ver las cosas en perspectiva y ver a distancia lo que es la realidad, pero claro, no había tenido en cuenta de que si tengo una piedra con tan sólo un agujero por el que poder ver, por mucho que me aleje, tan sólo veré piedra y aquello que permita dejar pasar el agujero. Por lo que pienso ahora, quizás nos tenemos que meter de pleno dentro del agujero, ir a la raíz del asunto, traspasar los límites impuestos y descubrir así, maravillados, que HAY LUZ AL OTRO LADO.





Comentarios